Una de las dudas que hemos tenido en las últimas semanas con respecto a nuestro nuevo proyecto, era si debíamos ofrecer un plan gratuito. A algunos les parecerá una cuestión obvia (“si el coste de mantenimiento es bajo y no canibalizan ventas, hazlo y tómalo como una acción de marketing”). Mmm… tras investigar por ahí, este planteamiento hace aguas por diferentes sitios. Nada suele ser tan sencillo como puede parecer en un principio.

(more…)

Vengo de presentar nuestro embrión de proyecto en un nuevo evento llamado “Primer Viernes“. Un nuevo sarao la mar de interesante promovido por Jose Luis Marina.

En este evento, tienes 5 minutos para presentar tu proyecto, y al acabar todos los asistentes rellenan una tarjeta en la que empiezan escribiendo “Vas a fracasar porque…“. Mucho mejor así que dedicarnos a lamernos ciertas partes pudendas en comunidad. Si asistes, por el módico precio de unas cervezas puedes convertirte en el Risto Mejide de las startups. Estoy deseando que me envíen el recopilatorio de tarjetas para ver qué han sugerido que cambiemos.

Por mi parte, al salir a hablar les he dicho que nosotros no íbamos a fracasar. Y no… no estoy vacilando al personal (lo que no deja de ser habitual :P). Probablemente cometeremos errores, y si son grandes hasta haremos el ridículo. ¿Pero fracasar? No tengo la sensación de que penda esa espada sobre mi cabeza.

Como en todo proyecto de este tipo, corres riesgos: igual has sido demasiado optimista planificando el desarrollo, o tu CAC está muy por encima del LTV y no encuentras forma de reducirlo, o la aplicación no escala, o la gente no le ve suficiente utilidad y no nos paga… Pero dependiendo todo eso de nosotros, supongo que alguna solución le encontraríamos. O no. Y no nos quedaría otra que bajar la persiana. Pero no tendría sensación de fracaso. Estoy viviendo los días más felices de mi vida, y si no sale, pues eso que hemos aprendido. Me tomaré la inversión como si me hubiese financiado un máster llamado “Aprende a no joder más grandes oportunidades que pintan bien”. Y pasará el tiempo, y nos reíremos de todo delante de unos mojitos.

Así que en el peor de los casos, veremos a Aitor borracho imitando mi voz y diciendo “muy mal se nos ha de dar para que no podamos pagar los costes fijos” 😀 Y siendo esto lo peor que pase, no veo el fracaso por ninguna parte. Igual es que por primera vez estoy siendo poco ambicioso, por lo que mientras sigamos disfrutando, todo resultado es bueno. No sé.

¿Alguien me explica qué carajo es fracasar?

Tras haber dejado abiquo, he de reconocer que he estado realmente entretenido. Lo mismo me invitan al GooglePlex a probar en petit-comité su nuevo buscador semántico y darles feedback, que me contactan de Apple por si puedo recomendarles a alguien para sustituir a Steve, o desde Microsoft me envían un jet privado para reunirme con el board y ver si soy apto para tomar el relevo de Bob Muglia. Así que lamento si últimamente estoy algo perdido y no respondo mails, pero no me da la agenda para más.

[mode ironic=off]… repito [MODE IRONIC=OFF]

Y es que es curiosa la imagen que la gente puede tener de uno… algo que he podido comprobar validando ideas con mucha gente a la que no conocía previamente. Entre ellas, cuatro frases a las que todavía les doy vueltas:

  • Vaya pelotazo has pegado con abiquo“. Pues lamento desilusionaros… pero no. Juro y perjuro que intenté modificar los contratos para meter mi número de cuenta a la hora de recibir la transferencia de Balderton, pero unos avispados abogados se dieron cuenta y lo impidieron 😉 Es lo malo que tienen las rondas de inversión: el dinero va para la empresa y tú únicamente recibes un salario. Si queréis hacer dinero con las rondas, os recomiendo que os saquéis la carrera de Derecho y os especialicéis en operaciones corporativas. Ahí si que tocaréis serious-money 🙂
  • “Me sorprende que alguien como tú, dedique tiempo a escuchar a alguien como yo”. Esos “tú” y “yo” me asquearon bastante… sonaban demasiado a “casta”.  Yo no he sido más que un emprendedor con ilusiones, que iba a validar su su “idea” podía ser aceptada en el mercado. Olvidad mi track-record (si es que realmente existe): empiezo de cero otra vez desde la casilla de salida.
  • Dude si ofrecerme a ayudarte porque estaba segura de que te llegarían muchísimas respuestas“. Pues tampoco. Estoy muy contento con las 80yalgo personas que me han ayudado. Pero era un número que podía manejar solo con una hoja de excel y un calendario. Y casi mejor que no sean muchas, porque tendría que dedicar el pelotazo de abiquo a contratar hordas de personal-assistants 😛 En realidad este blog lo sigue poca gente, y tampoco es que mi número de seguidores en twitter sea demasiado elevado. No somos muchos, pero somos machos 🙂 Vamos… que mi nivel de convocatoria no es, ni de lejos, alarmante.
  • “Te estarás forrando asesorando a grandes empresas y entidades públicas”. Aquí hay algo de verdad, porque acabo de duplicar mis tarifas para intentar posicionarme en un segmento más exclusivo. Antes cobraba un café con leche, y ahora cobro dos 😛 Realmente no tengo actividad de este tipo. De media, un emprendedor al mes me contacta por el blog para que le de feedback, y una vez al trimestre voy a hablar en un Iniciador. Y esto es todo. Supongo que el perfil de enfant-terrible que da siempre su opinión no encaja bien en algunas organizaciones. O que igual desconocen que hubo una vez un par frikis que empezaron una empresa en un trastero, y ahora tienen bastantes managers en SiliconValley gestionando peticiones de clientes. Pero vamos, que nadie me ha llamado.

No sé de donde sacáis alguno esas ideas, pero me dejan extrañamente sorprendido. No compréis las motos de TechCrunch, porque no tiene nada que ver aquello con nosotros. En serio. Y recordad también, que el número de fantasmas sin castillo al que estamos expuestos, es alarmantemente elevado 🙂

Por eso espero que el ecosistema no crezca demasiado, dado que emprendendores españoles con jet privado sólo conozco a uno. Y mejor que no hayan dos, porque siendo España una península, para hacer sitio a tanto ego nos caeríamos todos al mar 😉

Los más viejos del lugar recordarán el ecosistema emprendedor de hace unos años. Allá por el 2006, LaCaixa lideraba claramente las inversiones seed con su oferta de convertible-debt. En aquel momento, eran (casi) la única opción que había en el mercado para conseguir unos cientos de miles de euros de inversión. Consiguieron crear un mercado y dominarlo, lo cual tiene mérito, y echarlo a perder rápidamente, lo cual tiene mucho más mérito todavía… Hay objetivos que sólo se consiguen a base de empeño y determinación constante.

Por aquel entonces, trabajaba allí Jesús Monleón. No sé que cargo tenía por aquel entonces, pero se encargaba de conseguir deal-flow. Si 3 emprendedores quedaban para echar unas cervezas, por allí aparecía Jesús, se interesaba por sus proyectos y les vendía las bondades del fondo de inversión. Yo le conocí por aquel entonces, y estaba continuamente viajando: no esperaban a que les llegasen proyectos, sino que además tenían a alguien activamente buscándolos. No sé cuantos proyectos era capaz Jesús de mirarse en un año, pero dudo que estuviese por debajo de los 200. Si invertían en unos 10 al año, podéis ver que es un ratio elevado incluso para un mercado más maduro como el actual. Y recordad, en una época en la que LaCaixa dominaba claramente el ecosistema.

Me viene a la cabeza esto hoy, al leer que Yuri Milner (CEO de DST) y Ron Conway (que no necesita presentación), han llegado a un partnership con YCombinator para ofrecer a todas las startups que seleccionen, un convertible-debt de $150k con las mejores condiciones del mercado. La oferta es imbatible: no hay cap, no hay discount, no hay complejas negociaciones de derechos… Una oferta que sólo se puede superar regalando el dinero (y la burbuja no está tan caliente todavía como para llegar a ese punto). Básicamente buscan tener un pie dentro para tener la posibilidad de seguir inviertiendo si esas empresas crecen.

Y digo que es curioso, que en una zona donde hay deal-flow a patadas, se lleguen a ofrecer términos así. Obviando la competencia entre fondos, supongo que este partnership es debido a otros 2 motivos: el buen ojo a la hora de cribar del equipo de YCombinator, y el darse cuenta de que para fondos que invierten en primeras rondas, controlar el deal-flow es una ventaja competitiva.

Y pensaba que es curioso que ningún fondo en España esté dedicando esfuerzos notables a conseguir deal-flow. Sobretodo viendo los cambios que se están produciendo en el ecosistema americano.

Por si alguno todavía no se ha dado cuenta, en los 2 últimos años se está produciendo en el valle un proceso de step-back, principalmente debido a la crisis económica (que dificultaba los exits a todos los niveles). Dado que durante un par de años todo iba a estar quieto, los fondos se empezaron a centrar en hacer operaciones una magnitud por debajo de las habituales. Así esperaban a que todo se recuperase (para volver a sus operaciones habituales), y al reducir su media de inversión, les quedaban liberados fondos para follow-ups o ayudas a empresas de su portfolio. Los de series B iban a series A, los de Series A a seed… ¿y los de seed? Pues decidieron que iban a series A, y así aparecieron los super-angels: business angels de éxito, que en vez de gestionar su patrimonio, además levantaron fondos. Con lo cual, se aseguraban 2 series: las seed que ya dominaban por su experiencia, y las series A (que ahora podían hacer al tener más recursos).

Si a todo esto le sumas que gracias a la madurez del open-source, la explosión del cloud computing, y la ilusión palpable de exit (que reducía los salarios a cambio de stock-options), los costes operativos han bajado varias magnitudes en pocos años… para qué carajo vas a ir a una serie B? Hace unos años, con $5M no abrías unas oficinas. Hoy debiera ser dinero más que suficiente para llegar a break-even en la mayoría de los casos.

Así, que si en una zona en la que hay oportunidades de inversión bajo cada piedra, se están matando por acceder a las empresas en fases iniciales… en España, habiendo menos opciones ¿¿por qué no ocurre lo mismo?? ¿Cuántas opciones hay hoy para levantar €300k? Porque a la cabeza sólo me viene una.

Es extrañamente curioso… Igual es porque en este país se nos da bien despachar, pero se nos da mal vender. O los fondos están acostumbrados a verlas venir, e irse a patear centros tecnológicos o reuniones de emprendedores tiene poco glamour.

No sé. Si alguien tiene alguna idea, que la deje en los comentarios 🙂

Uno de los principales errores que cometen las startups, y que nosotros cometimos en la etapa “think in grid” es adoptar el pensamiento naive del “if you build it, they will come”. No sólo se peca de ingenuidad, sino que además lleva a las empresas a construir visiones (y luego veremos a quien se lo ofrecemos), en vez de preocuparse de cómo ofrecer valor desde el primer día. Es la diferencia entre tener una empresa gestionada al modo “product development” versus “customer development”. Para profundizar en este tema, recomiendo leer/releer/memorizar/tatuarse el famoso “The four steps to epiphany” de Steve Blank. Nunca un libro os permitirá ahorrar tanto dinero. Palabra.

Para no caer de nuevo en el error, me he propuesto en esta nueva aventura no escribir una línea de código hasta no tener 15 clientes potenciales a la espera del lanzamiento. 15 es una cifra aleatoria, que con las hipótesis de fijación de precios actuales no nos permitiría llegar a break-even (ni mucho menos), pero es una cifra que me obliga a validar fuera de mi círculo cercano. Y a ello voy a dedicar las próximas semanas.

Así que toca pediros un favor… ayudadme a conseguirlo 🙂 El universo es sencillo: “empresas que utilicen diversas aplicaciones saas”. Sólo eso. Startups, pymes, medianas empresas… el tamaño es indiferente. Y por si dudáis de que entiendo por aplicaciones saas, aquí va una pequeña lista segmentada:

  • Website monitoring: GoogleAnalytics, Statcounter, Chartbeat, Woopra…
  • Mail Campaigns: MailChimp, CampaignMonitor, VerticalResponse…
  • Social Networks: Twitter, Facebook…
  • Infrastructure monitoring: AWS Console, Pingdom, Watchmouse…
  • Soporte: Kaavo, Zendesk, GetSatisfaction, Uservoice…
  • CRM: Salesforce, Tactile, Capsule, Highrise…
  • Project management: Teambox, Basecamp…
  • Advertising: GoogleAdwords, GoogleAdsense…

Sólo aspiro a que alguien que use/gestione estas aplicaciones, me dedique unos minutos (30?) para validar hipótesis. Sencillamente, ver si lo que estamos planteando les puede ser útil, saber por qué no lo sería, o cómo lo podeemos reenfocar para que maximicen su utilidad.

Obviamente, viviendo en Madrid, preferiría que fuesen empresas por la zona (no tengo problemas en hacer videoconf) pero estas cosas salen mejor si se hacen en persona 🙂 Tampoco en desplazarme a ningún lado o en pagar rondas en un starbucks… vamos, que me adapto 🙂

Como agradecimiento al esfuerzo (y no lo he pensado mucho) si alguien me introduce mínimo a 4 empresas y consigo entrevistas, le envío una copia del libro arriba citado. Si lo ha leído, pues que escoja otro en amazon, y si lo de leer no le va, pues todo es negociable 🙂

Podéis contactarme en dmarino_at_ninguens.com

Muchas, muchas gracias!

Llevábamos ya unas cuantas cervezas, cuando saqué la moleskine para apuntar las ideas interesantes que salían. Antes de empezar a escribir, tuve un lapsus de racionalidad, y se me ocurrió proponerle definir un marco mínimo que nos sirviese para tomar decisiones. Aitor me interrumpió y me dijo:

Simplemente, vamos a construir la empresa con la que siempre hemos soñado.

Exactamente eso es lo que empezaremos a hacer en breve. Seguir soñando.

Hace un año, estábamos por estas fechas negociando la primera ronda de Abiquo. No sé si según los estándares fue largo el proceso, pero háganse cargo: por su lado abogados que cobran por horas, y por el nuestro a Helena (a quién le gusta más tener razón que contar billetes :D). Así que lo que inicialmente iba a ser sencillo (“esto lo dejamos finiquitado en dos tardes”, decía yo), tardó más que el ingreso de una subvención concedida.

Al final decidimos todos ponernos como fecha límite navidad, y el 23 de diciembre hicimos un lockdown en el despacho de los abogados. Había anochecido muchas horas antes de que Xavi viniese a comprobar si seguíamos vivos. Recuerdo decirle:  “¿Te das cuenta? Hay más abogados alrededor de esta mesa, que empleados tenemos”. Y era verdad.

Esta vez hemos sincronizado a más despachos, que abogados aquel día sentados en la mesa… una locura: cuatro fondos con agentes en tres países. Pasé varios días con mi mujer poniéndome ropa y enseres en la mochila (“en cuanto te avisemos, coge el primer vuelo disponible”), luego encerrado en la suite de un hotel (“cuando recibas la llamada, tienes media hora para llegar hasta el despacho”) y finalmente viendo el stream de faxes cruzar el Atlántico en tiempo real. De locura 🙂

Afortunadamente, ya está firmado y anunciado. Balderton lidera la segunda ronda de Abiquo, con 10M$ invertidos junto con Nauta y CAN. Aunque más relevante que la inversión me parece el nombramiento de Bernard Liautaud como consejero. Fundó BusinessObjects, la vendió a SAP por 6.8B$, y luego se asoció al fondo para coordinar la venta de MySQL a Sun. Se acercan tiempos rentables…

Es raro… No hace tanto tiempo que nuestra supervivencia era pura cuestión de dignidad. En cierta manera, me siento como Paco Martínez-Soria recién desembarcado en Madrid: paseando con la boca abierta, mitad asombrado-mitad temeroso, por un mundo conocido que me resulta extrañamente ajeno. Nunca soñé que el primer VC europeo invirtiese ese pastizal en nosotros, ni mucho menos que se implicase su ejecutivo estrella. Nunca.

De nuevo, mil gracias a todos los que (¿ingenuamente?) alguna vez confiaron en nostros.

Bariloche está cada vez más cerca.

[UPDATE] Dejo este fetiche aquí colgado para la posteridad 🙂

abiquo techcrunch

Hay aventuras que merecerían ser vividas. La que han empezado Hernán Casciari y Chiri Basilis me obliga a diluirme en la envidia. Puñetazo en la mesa, envidar al futuro y a cumplir sueños. Envidia. Podéis leer la historia completa en su blog.

Obviamente, me interesa su historia mucho más que el producto, pero leyendo algunos avances seguro que el contenido va a merecer la pena. Y sinceramente deseo que les vaya bien, o como ellos consideren.

Así que les he comprado 10 ejemplares. Tengo previsto quedarme con 2 (uno para devorarlo, y otro lo conservaré para mis nietos). Los 8 restantes, pienso repartirlos entre los lectores habituales de este blog. Así que si tras haber leído los enlaces, os interesa tener una revista, simplemente dejad un comentario.

Si al dúo la rentabilidad les chupa un huevo, yo no voy a ser menos. Ofrezco las revistas al módico precio de gratis. Sólo os pido que con los 16 euros que costaría, hagáis una buena obra: donaciones, flores para vuestra pareja o un spray para plasmar vuestra opinión en Ministerio de Economía son sólo algunas ideas que ofrezco 😉

Pues eso, esta ronda la pago yo. A la salud de todos aquellos con las pelotas suficientes como para perseguir sus sueños.

Hoy el día ha empezado de forma especial. He parado a buscar a Aitor a su hotel. Y juntos nos hemos ido a trabajar… a trabajar.

Nos conocimos hace muchos, muchos años. Cuando internet era un sitio serio, y eresmas no había empezado a regalar cd’s de conexión con las cajas de cereales. Recuerdo que la primera vez que nos vimos, íbamos tan enfrascados hablando, que nos pasamos varias paradas de metro. Luego vinieron las borracheras, el acompañarlo a clases en la universidad mientras yo hacía campana en el instituto, los “mañana se lo digo”, los campeonatos de Worms, el virus Doraemon, salir de gualtrapas en plan mojabragas, el cuello de Ali, las peregrinaciones de rodillas a portales, el quemarme (literalmente) la xbox, bailar country, el “ponte chaqué en mi boda, cabrón, que serás el padrino”, las partidas de trivial con la enciclopedia en la mesa, las cenas a base de pizza descongelada y cocacola caliente, subirnos en la cesta de MyLittlePony en la noria del toys’r’us… una relación intensa hemos tenido 🙂

Que un amigo deje su trabajo seguro, su ciudad y se una a la aventura confiando en lo que le cuentas, es un motivo de orgullo. Mucho más que otras cosas que pueda haber conseguido.  Muchísimo más. Faltan negritas para remarcar todo el orgullo que siento.

Así que no nos pierdan de vista. Desde que se creó la revista Orsai, ninguna pareja bien avenida pudo intentar llegar tan lejos partiendo de tan poco.

Gracias, amic.

[UPDATE]: Otro amigo me hacía una reflexión al respecto: ¿cuánta gente conoces que pueda ser merecedora de un post así? Ojalá lo seamos todos. Food for thought.

Curiosa vida esta, en la que uno desayuna siendo un emprendedor y acaba comiendo siendo un bisneseingel. Lamentablemente, más “eingel” que “bisnes”. Ya se había podido leer por ahí lo de la inversión, pero yo prefiero hacerlo público con las escrituras en la mano. Cosas de la experiencia.

Para los que no lo conozcáis, Teambox es una aplicación SaaS enfocada a gestionar proyectos/grupos de trabajo. Algo así como un “basecamp”. Pero con la ventaja de ser opensource, poder ser instalado en tus servidores, y mucho más barato y con más características. En menos de un mes se ofrecerá la versión 2.0 (con multitud de mejoras), pero hasta entonces os recomiendo abriros una cuenta y empezar a cacharrear. Seguro que no os arrepentís.

¿Por qué he decidido invertir?

  • Emprendedor: Un emprendedor que suele ir con un libro bajo el brazo, que te recomienda leer a Ayn Rand, y que ha podido sobreponerse a numerosos problemas iniciales, merece ser tenido en cuenta.
  • Producto: De entrada, es un producto que utilizaría (y que de hecho utilizo :D). Por otro lado, su calidad es asombrosa. No es sólo un más que digno clon de Basecamp, es que le gana en características. Por ejemplo, en la próxima versión, la visión del proyecto va a ser al estilo twitter-facebook: en base a eventos. Al contrario de otros servicios que suelen tener las fechas o plazos como base.
  • Ejecución: Aquí hay que reconocer el trabajo de Pablo. En poco más de 3 meses ha conseguido miles de usuarios. Sus gráficas de crecimiento son espectaculares. Y todo ello a la vez que Teambox iba creciendo en características, e iba convenciendo a desarrolladores para que se uniesen al equipo.

Esperemos que los retornos sean rápidos y abundantes. ¿Qué opináis?

Close