No recuerdo por qué me dio por empezar a escribir un blog. Recuerdo muy claramente otros momentos importantes, como decir “en vez de facturarles por la universidad, nos lo montamos por nuestra cuenta“. O un “si haces mi parte del trabajo de Dirección Financiera, te prometo que me caso contigo“. Pero con lo del blog, juro que no recuerdo mucho. Me pasa a menudo.

Recuerdo que al principio, escribía para traer tráfico a ThinkInGrid (hoy Abiquo). Acabábamos de fundar la empresa, y supongo que era una forma sencilla de meter contenido. Además era 2006 y la blogosfera estaba en plena eclosión. Y supongo que haber puesto el foco en contar las vivencias desgracias de montar una startup, ayudó con la tracción.

Y así pasaron varios años, hasta que un día dejó de tener sentido. O llegó twitter y se cargó la blogosfera. O me harté de contar siempre lo mismo. O maduré, que viene a ser lo mismo. Y tras pasarme meses pagando un hosting que no usaba, lo borré todo y pasamos página.

Hasta hoy.

Portland Skyline

Hace unos meses me mudé a Portland. Y entre los muchos cambios que supone una aventura así, uno de los que más he notado es que apenas puedo discutir con nadie. Mucha de la gente con la que me podía pasar horas hablando vive en un huso horario en el que es complicado coincidir. Y en mi nueva vida, además de tener la suerte de crecer en un ambiente hiper-mega-ultra-requete-super-profesional, soy una persona menos estresada con tiempo para pensar. Y con esta combinación de circunstancias, no queda otra que volver a subir la persiana. Para contarle mis neuras al viento, supongo. Y también, para qué negarlo, porque echo de menos el buscarme problemas.

Además, mi compadre Walter corre con los gastos. No se puede pedir más 🙂

PD: Feliz día de Reyes!

(La foto del skyline de Portland es de sama093)

10 Comments

  1. Bienvenido de nuevo. Se te echaba de menos…

  2. Bienvenido!! Sube los posts que escribiste entonces, porque los guardarías, ¿no?!!

    • Buffff… los guardo, pero dudo que los suba… igual alguno en concreto cuando lleve tiempo sin escribir como forma de tener este actualizado… pero vamos, que si han desaparecido es por algo 😀

  3. Benvido!! Ahora a dar caña! 🙂

  4. Sigue molando 😀 Bienvenido otra vez.

  5. Benvido! Se echaban de menos tus desventuras, supongo q por ser muy personales las has borrado, q sepan demasiado del pasado uno mismo, siempre lleva q al final llegue uno a tocarte los huevos y otros piensen q fueron ( o serán) los protagonistas. Q sepas que me llevé un par de lecciones (te leia en mis primeros años de carrera) que hoy en dia aplico en mi trabajo, ninguna tecnica, sino de cómo se dan las situaciones con diferentes personas y como saber “aceptar” q uno no lo puede hacer todo y hay más planteamientos válidos q el “infalible” de uno mismo. Un saludo y espero seguir leyéndote 😉

    Pdt: me debes no sé q ejemplar de no sé q revista, aunque te lo perdono 😉

    • No. El principal motivo fue https://en.wikipedia.org/wiki/Dunning%E2%80%93Kruger_effect, más conocido como darse cuenta de que te has pasado años hablando sin tener puñetera idea 😀

      Y lo de la revista (una Orsai 1era ed.) me sabe fatal… creo recordar que me sobraron y las repartí entre los de siempre. Cómo lo arreglamos?

      • Oye, que te hagan caso sin tener ni idea también tiene su mérito 😉 aunq no creo q fuese tan así. Lo de la revista era por la coña, ni pierdas 1seg (se aceptaría en todo caso el peso de la misma en billetes de 500 :p ) lo dicho, esperamos leerte de nuevo 🙂

  6. Que alegría reencontrar este blog a través del que te descubrí.
    Se te echa de menos amigo.
    Abrazote

  7. Leñe, te tenía en el lector RSS (sí, un poco chapado a la antigua …), en el desván, y he visto hoy la lucecita de novedades. Compartir tus peripecias hace años me vino muy bien, alguien más veía muertos, a veces.
    Cuidado con tener mucho tiempo para pensar, a ver si te van a entrar ganas de montar otra empresa …

Comments are closed.

Close