Tras haber dejado abiquo, he de reconocer que he estado realmente entretenido. Lo mismo me invitan al GooglePlex a probar en petit-comité su nuevo buscador semántico y darles feedback, que me contactan de Apple por si puedo recomendarles a alguien para sustituir a Steve, o desde Microsoft me envían un jet privado para reunirme con el board y ver si soy apto para tomar el relevo de Bob Muglia. Así que lamento si últimamente estoy algo perdido y no respondo mails, pero no me da la agenda para más.

[mode ironic=off]… repito [MODE IRONIC=OFF]

Y es que es curiosa la imagen que la gente puede tener de uno… algo que he podido comprobar validando ideas con mucha gente a la que no conocía previamente. Entre ellas, cuatro frases a las que todavía les doy vueltas:

  • Vaya pelotazo has pegado con abiquo“. Pues lamento desilusionaros… pero no. Juro y perjuro que intenté modificar los contratos para meter mi número de cuenta a la hora de recibir la transferencia de Balderton, pero unos avispados abogados se dieron cuenta y lo impidieron 😉 Es lo malo que tienen las rondas de inversión: el dinero va para la empresa y tú únicamente recibes un salario. Si queréis hacer dinero con las rondas, os recomiendo que os saquéis la carrera de Derecho y os especialicéis en operaciones corporativas. Ahí si que tocaréis serious-money 🙂
  • “Me sorprende que alguien como tú, dedique tiempo a escuchar a alguien como yo”. Esos “tú” y “yo” me asquearon bastante… sonaban demasiado a “casta”.  Yo no he sido más que un emprendedor con ilusiones, que iba a validar su su “idea” podía ser aceptada en el mercado. Olvidad mi track-record (si es que realmente existe): empiezo de cero otra vez desde la casilla de salida.
  • Dude si ofrecerme a ayudarte porque estaba segura de que te llegarían muchísimas respuestas“. Pues tampoco. Estoy muy contento con las 80yalgo personas que me han ayudado. Pero era un número que podía manejar solo con una hoja de excel y un calendario. Y casi mejor que no sean muchas, porque tendría que dedicar el pelotazo de abiquo a contratar hordas de personal-assistants 😛 En realidad este blog lo sigue poca gente, y tampoco es que mi número de seguidores en twitter sea demasiado elevado. No somos muchos, pero somos machos 🙂 Vamos… que mi nivel de convocatoria no es, ni de lejos, alarmante.
  • “Te estarás forrando asesorando a grandes empresas y entidades públicas”. Aquí hay algo de verdad, porque acabo de duplicar mis tarifas para intentar posicionarme en un segmento más exclusivo. Antes cobraba un café con leche, y ahora cobro dos 😛 Realmente no tengo actividad de este tipo. De media, un emprendedor al mes me contacta por el blog para que le de feedback, y una vez al trimestre voy a hablar en un Iniciador. Y esto es todo. Supongo que el perfil de enfant-terrible que da siempre su opinión no encaja bien en algunas organizaciones. O que igual desconocen que hubo una vez un par frikis que empezaron una empresa en un trastero, y ahora tienen bastantes managers en SiliconValley gestionando peticiones de clientes. Pero vamos, que nadie me ha llamado.

No sé de donde sacáis alguno esas ideas, pero me dejan extrañamente sorprendido. No compréis las motos de TechCrunch, porque no tiene nada que ver aquello con nosotros. En serio. Y recordad también, que el número de fantasmas sin castillo al que estamos expuestos, es alarmantemente elevado 🙂

Por eso espero que el ecosistema no crezca demasiado, dado que emprendendores españoles con jet privado sólo conozco a uno. Y mejor que no hayan dos, porque siendo España una península, para hacer sitio a tanto ego nos caeríamos todos al mar 😉

10 Comments

  1. Me gusta esto de “empiezo de cero otra vez desde la casilla de salida”, no puedo estar más de acuerdo, creo que siempre pasa lo mismo. Ánimo!

  2. ¡Pero qué me estás contando!

    Si yo me hice seguidor en Twitter sólo (R.A.E. shit) para arrimarme a un multimillonario y ver si caía algo…

    ¡Qué poca verguenza! Ahora mismo me desuscribo de todo. Ya me avisarás cuando estés enterrado en dinero, que no está la vida como para andar perdiendo el tiempo

    😀

  3. ojalá más gente leyera este post

  4. Muchas gracias por este post. Ciertamente creo que deberíamos pillar ejemplo de estas palabras.

  5. Me ha gustado el post, así que, aprovechando la ocasión, voy a hacer una meta desmitificación: los abogados que participamos en este tipo de operaciones corporativas tampoco tocamos “serious money” y, créeme, me encantaría que fuese así.

    Seguro que hay firmas que ganan mucha pasta, pero no conozco a ningún abogado que se haya comprado un avión a base de redactar contratos o asesorar en operaciones corporativas.

    Creo que se puede aplicar el principio que enuncias en el post: “es curiosa la imagen que la gente puede tener de uno” al escuchar las grandes cifras. La realidad, por desgracia, es otra 🙂

    Un abrazo Diego.

    • Cierto, cierto… el porcentaje sobre la operación es pequeño y no da para aviones.

      Anyway, no iba contra los abogados (hoy)… sino que son ellos (y habitualmente tb los de PR) los únicos que ven dinero directamente por estas operaciones. El emprendedor (a menos que haya cash-out) no se embolsa un céntimo de todas estas millonadas.

      Gracias por tu opinión 🙂

  6. Pues mira, no te conocía de nada, pero un tweet de Raúl Jiménez me llevó hasta aquí en una mañana de jueves y resulta que es lo más honesto y realista que he leído en toda la mañana.

    Mucha suerte.

  7. Diego, el post está genial. enhorabuena. No comienzas desde cero créeme..

  8. Me has alegrado la mañana, tu post es directo y honesto!. Tienes un nuevo seguidor en twitter, y espero que nos conozcamos en persona un día de estos.

    No dejemos que el éxito del emprendedor lo defina el tamaño de una ronda de financiación, (de la que encima no se ven los euros en la cartera :), si no su capacidad y valor humano.

    Un saludo

Comments are closed.

Close