Monthly Archives February 2011

Me avisaba Jesús hace un rato de que hoy es el cumpleaños del Chino Cudeiro. Información útil que ha sacado de feisbuk, supongo. Hoy le dedicaremos este post… por visionario 😀

Pongámonos en antecedentes… año 2007, sótano sin ventanas, burn-rate de 1500 euros y desarrollo de middleware/framework para grid computing. Cuando no teníamos nada, y empezábamos a creer que nunca lo llegaríamos a tener. Por aquel entonces, el trío Jesús/Xavi/Helena decidió invertir en nosotros… y por su experiencia, opinaban que tener un “equipo internacional” nos facilitaría el camino a la inversión.

Esto del equipo internacional, si se me permite, es un trauma bastante común en Cataluña. No hay funcionario político que revise bisnesplanes que no te hable de las ventajas de “atraer talento”. Igual alguien debiera explicarles algún día que se puede potenciar el interno. No sé… ahora estoy con un polaco y un andorrano y no noto nada espcial 😉

A lo que íbamos… que teníamos que fichar a un extranjero pronto. Además, hacía poco que habíamos ido a montar un show a Nauta(otro día post sobre eso, recordádmelo), y coincidían en lo del perfil internacional. Conociéndolos con el tiempo, creo que fue su forma polite de decirnos: traed a alguien que tenga puta idea de convertir en negocio esas frikadas de las que habláis 😀

Así que nos fuimos a Cambridge con la caña de pescar, y entre muchos frikis startuperos conocimos a uno que pronto se hizo famoso en Bcn: el Holandés Errante. Un tío majo, cuya carta de introducción fue meterse delante mío una caja de botellines de Heineken en 2 horas y luego varias pastillas de cafeína. Con advisors así, para qué necesita uno enemigos.

Mr Flying Dutchman tenía un amigo en Singapur que estaba haciendo consultoría Grid y deseando trabajar en Barcelona. Entendamos trabajar en Barcelona como “hacer algo durante el día y de noche escaparse a los baretos del puerto a pescar guiris”. Aunque esto lo descubrimos más tarde. Justamente el día en que el Chino Cudeiro se fue al aeropuerto, cogió un avión, llegó a BCN, bajó a nuestro zulo, y nos dijo que quería trabajar para nosotros. Ojipláticos nos quedamos. Alguien con “talento exterior” cruzaba el mundo, se lo financiaba, y venía a trabajar gratis para nosotros. Gran tipo. Ojalá hubiese más como él 🙂

Lo tuvimos varios días a base de excels y powerpoints. En algún punto me debí arrepentir, y lo envíamos de vuelta a Singapur. “Vuelve, sigue con tu trabajo, colabora con nosotros en lo que puedas, y si vendes algo, te llevas una buena comisión”. Le costó decidirse… supongo que hacerse VIP en la terraza del FOC ha de frenar algunas decisiones. Durante una temporada seguimos manteniendo el contacto (y recibiendo más xls y ppts). Y tal como vino, desapareció. Por nuestra parte, mantuvimos su foto, background y cargo de “International Strategic Advisor for Asia” en nuestras presentaciones durante una larga temporada. Atraer talento exterior lo llaman.

Así que hoy, en el día de su cumpleaños, alcen sus copas y brinden por el Chino Cudeiro. Por él y por todos los que existen en el mundo. Capaces de cruzarlo sin esperar nada a cambio, e insuflando esperanza en los pobres startuperos que van dando bandazos. Grandes tipos 🙂

Salud.

PD: Sobre el spammer ruso que huyó con nuestras libras esterlinas y el alquiler de la oficina en que se fundó Xen, otro día hablamos 😀

Hoy toca anunciar contra qué nos vamos a dar cabezazos en los próximos meses. Echadle un vistazo a este ppt, que es el que presenté en el último Primer Viernes:

Uno no había comentado públicamente su idea por pudor. A veces las ideas mutan, a veces son desestimadas… y bastante llena está la blogosfera de bocachanclas que dedican más tiempo a anunciar planes que a enseñar resultados.

¿Por qué un dashboard? Pues por multitud de motivos:

  • Es una aplicación que siempre he necesitado. Y no encuentro mejor forma de crear un producto que ser el principal usuario del mismo.
  • Nos permite crear una empresa que podemos gestionar nosotros (y contratar gente afín que no utiliza corbata)
  • Satisface nuestro ego pudiendo conseguir portadas en HackerNews hablando de todas las tecnologías que utilizamos 😛
  • Es sencillo de explicar (vamos, que no te pasas años evangelizando… someone said cloud?)
  • Siendo SaaS, tomamos decisiones en base a números (se acabó la sensación de saltar al vacío continuamente)
  • No debiéramos tardar mucho en ser “ramen profitable” ni demasiado en llegar a “break-even”
  • Y nos gusta tanto la idea, que le echamos horas sin mirar el reloj 🙂

Así que a lanzarse.

No sabemos si seremos empresa de un único producto, o iremos sacando varios a lo 37Signals. El tiempo lo dirá. De momento, sigamos divirtiéndonos 🙂

PD: Que sí. Que la semana pasada salió en TechCrunch un competidor que hace lo mismo, y que viene de YCombinator, y que Index y Dave McClure le han inyectado una pastuki. Bla bla bla estáis muertos bla bla bla. Sólo puedo decir: busque, compare, y si encuentra algo mejor… cómprelo. Creo que si tenéis la necesidad de una aplicación así y probáis el suyo, no tardaréis nada en mudaros al nuestro en cuanto esté disponible. Y por otro lado: la competencia valida que existe un mercado. Así que es muy buena señal.

PD2: Obviando este comentario, todos las demás son más que bienvenidos 🙂

Una de las dudas que hemos tenido en las últimas semanas con respecto a nuestro nuevo proyecto, era si debíamos ofrecer un plan gratuito. A algunos les parecerá una cuestión obvia (“si el coste de mantenimiento es bajo y no canibalizan ventas, hazlo y tómalo como una acción de marketing”). Mmm… tras investigar por ahí, este planteamiento hace aguas por diferentes sitios. Nada suele ser tan sencillo como puede parecer en un principio.

(more…)

Vengo de presentar nuestro embrión de proyecto en un nuevo evento llamado “Primer Viernes“. Un nuevo sarao la mar de interesante promovido por Jose Luis Marina.

En este evento, tienes 5 minutos para presentar tu proyecto, y al acabar todos los asistentes rellenan una tarjeta en la que empiezan escribiendo “Vas a fracasar porque…“. Mucho mejor así que dedicarnos a lamernos ciertas partes pudendas en comunidad. Si asistes, por el módico precio de unas cervezas puedes convertirte en el Risto Mejide de las startups. Estoy deseando que me envíen el recopilatorio de tarjetas para ver qué han sugerido que cambiemos.

Por mi parte, al salir a hablar les he dicho que nosotros no íbamos a fracasar. Y no… no estoy vacilando al personal (lo que no deja de ser habitual :P). Probablemente cometeremos errores, y si son grandes hasta haremos el ridículo. ¿Pero fracasar? No tengo la sensación de que penda esa espada sobre mi cabeza.

Como en todo proyecto de este tipo, corres riesgos: igual has sido demasiado optimista planificando el desarrollo, o tu CAC está muy por encima del LTV y no encuentras forma de reducirlo, o la aplicación no escala, o la gente no le ve suficiente utilidad y no nos paga… Pero dependiendo todo eso de nosotros, supongo que alguna solución le encontraríamos. O no. Y no nos quedaría otra que bajar la persiana. Pero no tendría sensación de fracaso. Estoy viviendo los días más felices de mi vida, y si no sale, pues eso que hemos aprendido. Me tomaré la inversión como si me hubiese financiado un máster llamado “Aprende a no joder más grandes oportunidades que pintan bien”. Y pasará el tiempo, y nos reíremos de todo delante de unos mojitos.

Así que en el peor de los casos, veremos a Aitor borracho imitando mi voz y diciendo “muy mal se nos ha de dar para que no podamos pagar los costes fijos” 😀 Y siendo esto lo peor que pase, no veo el fracaso por ninguna parte. Igual es que por primera vez estoy siendo poco ambicioso, por lo que mientras sigamos disfrutando, todo resultado es bueno. No sé.

¿Alguien me explica qué carajo es fracasar?

Tras haber dejado abiquo, he de reconocer que he estado realmente entretenido. Lo mismo me invitan al GooglePlex a probar en petit-comité su nuevo buscador semántico y darles feedback, que me contactan de Apple por si puedo recomendarles a alguien para sustituir a Steve, o desde Microsoft me envían un jet privado para reunirme con el board y ver si soy apto para tomar el relevo de Bob Muglia. Así que lamento si últimamente estoy algo perdido y no respondo mails, pero no me da la agenda para más.

[mode ironic=off]… repito [MODE IRONIC=OFF]

Y es que es curiosa la imagen que la gente puede tener de uno… algo que he podido comprobar validando ideas con mucha gente a la que no conocía previamente. Entre ellas, cuatro frases a las que todavía les doy vueltas:

  • Vaya pelotazo has pegado con abiquo“. Pues lamento desilusionaros… pero no. Juro y perjuro que intenté modificar los contratos para meter mi número de cuenta a la hora de recibir la transferencia de Balderton, pero unos avispados abogados se dieron cuenta y lo impidieron 😉 Es lo malo que tienen las rondas de inversión: el dinero va para la empresa y tú únicamente recibes un salario. Si queréis hacer dinero con las rondas, os recomiendo que os saquéis la carrera de Derecho y os especialicéis en operaciones corporativas. Ahí si que tocaréis serious-money 🙂
  • “Me sorprende que alguien como tú, dedique tiempo a escuchar a alguien como yo”. Esos “tú” y “yo” me asquearon bastante… sonaban demasiado a “casta”.  Yo no he sido más que un emprendedor con ilusiones, que iba a validar su su “idea” podía ser aceptada en el mercado. Olvidad mi track-record (si es que realmente existe): empiezo de cero otra vez desde la casilla de salida.
  • Dude si ofrecerme a ayudarte porque estaba segura de que te llegarían muchísimas respuestas“. Pues tampoco. Estoy muy contento con las 80yalgo personas que me han ayudado. Pero era un número que podía manejar solo con una hoja de excel y un calendario. Y casi mejor que no sean muchas, porque tendría que dedicar el pelotazo de abiquo a contratar hordas de personal-assistants 😛 En realidad este blog lo sigue poca gente, y tampoco es que mi número de seguidores en twitter sea demasiado elevado. No somos muchos, pero somos machos 🙂 Vamos… que mi nivel de convocatoria no es, ni de lejos, alarmante.
  • “Te estarás forrando asesorando a grandes empresas y entidades públicas”. Aquí hay algo de verdad, porque acabo de duplicar mis tarifas para intentar posicionarme en un segmento más exclusivo. Antes cobraba un café con leche, y ahora cobro dos 😛 Realmente no tengo actividad de este tipo. De media, un emprendedor al mes me contacta por el blog para que le de feedback, y una vez al trimestre voy a hablar en un Iniciador. Y esto es todo. Supongo que el perfil de enfant-terrible que da siempre su opinión no encaja bien en algunas organizaciones. O que igual desconocen que hubo una vez un par frikis que empezaron una empresa en un trastero, y ahora tienen bastantes managers en SiliconValley gestionando peticiones de clientes. Pero vamos, que nadie me ha llamado.

No sé de donde sacáis alguno esas ideas, pero me dejan extrañamente sorprendido. No compréis las motos de TechCrunch, porque no tiene nada que ver aquello con nosotros. En serio. Y recordad también, que el número de fantasmas sin castillo al que estamos expuestos, es alarmantemente elevado 🙂

Por eso espero que el ecosistema no crezca demasiado, dado que emprendendores españoles con jet privado sólo conozco a uno. Y mejor que no hayan dos, porque siendo España una península, para hacer sitio a tanto ego nos caeríamos todos al mar 😉

Close