Llevábamos ya unas cuantas cervezas, cuando saqué la moleskine para apuntar las ideas interesantes que salían. Antes de empezar a escribir, tuve un lapsus de racionalidad, y se me ocurrió proponerle definir un marco mínimo que nos sirviese para tomar decisiones. Aitor me interrumpió y me dijo:

Simplemente, vamos a construir la empresa con la que siempre hemos soñado.

Exactamente eso es lo que empezaremos a hacer en breve. Seguir soñando.

6 Comments

  1. Pues sólo os puedo desear mucha suerte, porque el resto (talento, experiencia, saber hacer…) creo que ya lo lleváis de serie 🙂

  2. Moita sorte cos teus soños e feliz nadal.

  3. pues entonces… felices sueños para el 2011 (y… siguientes)
    🙂

  4. […] no caer en el error, me he propuesto en esta nueva aventura no escribir una línea de código hasta no tener 15 clientes potenciales a la espera del […]

  5. […] poder pagarle a tiempo y de forma regular), tuvo sus ciertos baches. Afortunadamente, el gran amic Aitor estaba allí para explicar la situación con una explicación sencilla: “él tiene sus […]

Comments are closed.

Close