El segundo es el primero de los perdedores.
Ayrton Senna 

Con esta frase en la cabeza, me hice ayer un paseo de algo más de 10 km. Pegándole patadas a las piedras y reflexionando. Quedamos segundos en nuestro slot del Under the Radar. Según se mire, todo un éxito. Que una panda de norteafricanos se planten en el centro de SiliconValley sin apenas contactos, y consigan quedar segundos en un concurso de su sector, es algo digno de mención. Además, sólo se iba con la intención de darnos a conocer, de hacer demos a prescriptores y de hablar con algunos fondos. Pero, personalmente, no me gusta perder ni a las canicas. Y aunque nadie me haya pedido traer esta victoria a la oficina, llevaba semanas enfrascado (¿obsesionado?) con este tema.

He visto multitud de videos de presentaciones de los competidores, algunas en directo inscrito de forma anónima. He repasado estrategias, currículums, backgrounds… He preparado el pitch con diferentes versiones ante diferentes personas. Incluso, he testeado cómo meter “puñaladas” al resto de forma polite (y a fe de gentilhombre, que no me ha temblado la voz al introducir un palmo de acero en sus costillas ante 400 personas). Y en los últimos momentos, hasta he invitado a copazos a algunos miembros del jurado. Y nada. Segundo lugar. Encabezando la lista de perdedores.

A algunos les servirá como excusa que nos hayamos enterado en el último momento de que las votaciones se hacían por SMS a un número americano. No sé si es excusa, pero es algo que sin duda ha influido. O ha influido del todo. De todos modos, a mí no me vale. Uno ha de trazar sus estragias dominando la situación. O como me suele repetir Jesús: “las negociaciones siempre se ganan antes de sentarse en la mesa”. Da igual lo que pase. Precisamente se ha de trazar una estrategia pensando en eso, en que da igual lo que pase. Con sobreesfuerzo y sobreplanificación, no hay excusas para no comerse el mundo.

Personalmente, creo que sólo nos falta un punto para tocar el cielo. El “momentum”. No sabría como definirlo exactamente… El punto en el cual hay una fuerza multiplicadora que te lleva en volandas a tu objetivo. A partir de ese momento, poco importa lo que hagas. Su fuerza de desplazamiento es superior a toda resistencia. Es el momento en que las descargas se multiplican exponencialmente, la gente empieza a crear proyectos con tu herramienta, la comunidad se llena de colaboraciones, llueven partnerships por mail, y hay inversores acampados en la puerta de la oficina para no perder su oportunidad. Algo así 😉

Por tanto, en vez de quedarme bajo la manta relamiéndome las heridas, hoy me he propuesto rehacer toda la planificación estratégica de los próximos meses, para conseguir tener “momentum” antes de verano. Aunque llevemos últimamente un ritmo asombroso, todavía podemos apretar mucho más el acelerador. Sólo hay un objetivo: ser los primeros, la referencia. Lo demás no me sirve… no debiera servirle a nadie. Y a fe de gentilhombre que lo vamos a conseguir.

13 Comments

  1. la frase es de luis martin cabiedes

  2. Desde luego que con ese empeño y tesón tienes más posibilidades. Espero que lo consigáis, de verdad, a fe de gentilhombre, que lo digo y que lo siento.

  3. Esa actitud y mentalidad es de ganador, poco importa el ser segundo si tu objetivo es la mejora y el arreglo.
    A por ellos.
    Un saludo.

  4. Are you fishing for compliments, bro??

    No creo que alcanzar el momentum dependa de que puedan mandar más sms los amiguinos de otro proyecto que los del tuyo. ¿Sabías que a Google les pasaron no pocas de estas en su fase inicial? No fue por ganar ningún encuentro -que no lo hicieron- como consiguieron convertirse en el centro de atención del mundo y alcanzar el punto de inflexión en el que tu trayectoria se vuelve una asíntota con la vertical.

    Vas en el mejor de los caminos, pero no porque ganes un juego de votaciones, sino porque el producto que creaste funciona, convence y abre mundos. Sigue por ahí, no sigas a las sirenas de los nuevos salones cortesanos!

  5. Claro que no depende David, pero todo ayuda 😉 Seguro que el primero sale nombrado en más sitios y más enlazado que nosotros.

    Por cierto: si sabes que “funciona, convence, y abre mundos”, ha de ser porque lo has probado. Todo feedback se agradece 😉

  6. El ganador se sabía antes de empezar el evento… y todos jugamos con esas cartas desde el principio.

    Si ahora hacemos este evento en España, el jurado lo forman todos tus colegas, e invitamos a los competidores gringos y teutones, que no conocen a nadie aquí, ¿quien ganaría? Pues el que más contactos tenga con el jurado, evidentemente…

    Perdimos una batalla, no la guerra.

  7. Más que se sabía, prefiero pensar que se intuía. De todos modos, votar por SMS cuando hay competidores extranjeros, no es en absoluto una buena idea.

    Para la próxima batalla, dejamos los puñales en casa y sacamos los bazookas. Y que $DEITY se apiade de su alma 🙂

  8. Diego, my 5 cents… en el blog/web de under the radar, en el parrafito que dedicaron a cada contendiente, os presentásteis como “empresa basada en Barcelona” antes siquiera de mencionar lo que hacéis. Yo creo que eso distrae la atención. Tenéis una aplicación de clase mundial y estáis jugando en el entorno anglosajón… yo lo del origen ibérico en esta etapa lo dejaría en segundo plano, incluso lo dejaría en pura anécdota… pero claro, yo no soy tu directora de comunicaciones. Si lo estáis haciendo por una razón que os vaya a redituar en el futuro, adelante 😉

  9. Bueno… ¡Qué cojones! Yo te felicito abiertamente, poco más que decir… ni SMS ni hostias.

    http://farm4.static.flickr.com/3413/3473544091_450e9770e5.jpg?v=0

  10. Eva, un honor recibir su visita. Haces bien en señalarlo. Esa introducción la metieron ellos, y no hubo forma educada de cambiarla :-/

    Sergio: la cámara esa engorda más que la comida de tu hermana xD

  11. @eva,

    sabemos perfectamente lo del rollo ibérico. Pero no pudimos cambiarlo, lo pusieron ellos.

  12. No lo veo como vosotros 🙂 a todos nos gusta ganar y podemos pensar que en algún concurso pudimos llegar más lejos, pero no pasa de la simple anécdota.
    ¿quién sabe si ser segundo puede atraer inversores que consideren enormemente caro al primero por un diferencial mínimo en lo expuesto? ¿quién sabe si el estar un pasito atrás no implica una mejor posición para ser “el preferido” para una adquisición?
    Creo que hay que darlo todo para quedar lo mejor posible en concursos, eventos, en los proyectos con clientes pero si algo sale mál, al día siguiente se intenta con más fuerzas.

  13. Diego, Diego: ahora que sé quien lo puso y qué pensáis del asunto, sí creo que podría ser vuestra directora de comunicaciones 😉 ¡Animo y adelante! Saludos desde el lluvioso norte de Inglaterra.

Comments are closed.

Close