Por circunstancias de la (puta) vida, durante una temporada me toca responsabilizarme de una “empresa tradicional”, en un “sector tradicional”, con una forma de trabajar… tradicional.

No llevo mucho tiempo, pero ya tengo experiencias para reflexionar en varios posts. Por lo que he podido ver, Marx sigue vigente. Algunos mundos se dividen en trabajadores y propietarios de medios de producción. Acostumbrado al mundo “pijo” de IT startups, en el que el principal recurso productivo es el cerebro de cada trabajador, este cambio se me hace un mundo. Trabajadores que te llaman “jefe”, proveedores que te hacen la pelota, clientes a los que has de pelotear, pagarés, cheques, albaranes… Nada que ver con la computación distribuida 🙂

La gestión es más sencilla, pero no me adapto. Tengo tentaciones de [mal]vender la empresa a los empleados, porque, sinceramente, no aporto valor y hago el mismo papel que un banco: adelantar dinero para inputs y encargarme de que se cobran los outputs.

Lo primero que he hecho (como buen liberal semleriano) ha sido dar más autonomía a los trabajadores y han respondido de forma excelente. Iré informando al respecto 🙂

9 Comments

  1. Jo Diego, eres una caja de sorpresas. Primero el cambio de nombre (que está muy bien por cierto) y ahora esta transmutación en empresario 1.0.

    De todas formas, lo de “Trabajadores que te llaman “jefe”, proveedores que te hacen la pelota, clientes a los que has de pelotear, pagarés, cheques, albaranes…” te lo vas a encontrar donde vayas

    Ánimo y ve contando

  2. Carajo… con mil saraos en la cabeza se me ha olvidado lo del cambio de nombre… ahora lo posteo 🙂

  3. Lamento las circunstancias que adivino.

    Es todo un reto. Gestionar una empresa tradicional, “otro mundo”. Una buena piedra de toque para ver si todas las brillantes ideas de gestión funcionan o no.

    No la vendas, y aprovecha la experiencia. Tengo la sensación de que el pijerío de las IT startups sólo dura unos cuantos meses. En cuanto empiezas a necesitar un equipo más grande (por muy de “genios de la computación distribuída” que sean), surgen problemas de gestión… que no son tan diferentes a los que pueden surgir en una fábrica.

  4. Gracias Consultor,

    Por lo que veo, no hacen falta “brillantes ideas” sino sentido común: comprar barato, vender a un precio razonable, controlar impagos y tratar a los empleados con respeto. Punto pelota. Ni bisnisplans, ni publicreleishons, ni nada de eso. Sentido común 🙂

    Sobre los problemas de gestión, y como enfocarlos en cada caso, seguro que habrán posts al respecto.

  5. No es lo mismo “semlerilizar” una empresa desde 0 que hacerlo a una ya en funcionamiento y encima tradicional… interesante ver cómo evolucionará 😀

  6. Diego, lo siento mucho. Te anticipo que, casi de repente, es normal que empieces a mirar de otra manera muchas cosas de las que te rodean.

    Estoy de acuerdo con Raúl cuando anticipa “problemas de gestión”. Mi experiencia de nuestra startup de hace 8 años así nos lo dice.

  7. […] Diego Marino, Don Patrón […]

  8. Creo que adivino las mismas circunstancias que Raúl.

    No debe ser nada fácil, muchos ánimos.

  9. […] de bando minipost August 4th, 2008 Aunque no haya puesto directamente a la venta mi otra empresa, estoy receptivo a ofertas. Entre ellas, la de alguien que me ha propuesto comprar una parte de la […]

Comments are closed.

Close