How to become #1 in your local market in less than a year

Me ha encantado este post, que cuenta cómo salir adelante mezclando conceptos la mar de interesantes: micronicho, hacks para automatizar la cualificación de leads, más automatización de procesos en el pipeline mezclado con acciones en el MundoReal… si estuviese tan loco como para volver a montar una empresa, probablemente nos enfocaríamos soluciones para mejorar eficiencia y procesos del pipeline… Pero no lo estoy 😉

Me desayuno los chocokrispis leyendo una discusión de otros camaradas sobre este artículo de ElConfidencial, en el que cuentan cómo los comerciales de las empresas de comida a domicilio de España se pelean entre ellos. Tras unos momentos de perplejidad intenando entender la situación (“¿por qué quitar pegatinas si el cliente no las ve desde su casa?”, “¿qué métrica relacionada y fiable pueden reportar?” o “¿no es triste tener que ir de noche a quitar a escondidas pegatinas en los bares para que tu jefe reconozca tu trabajo?”), me doy cuenta de que se me ha acabado el tazón y me pongo otro.

Este segundo lo paladeo ya delante de hackernoise, y allí me encuentro un post denunciando las prácticas virales de una nueva startup llamada YayView. Lectura recomendadísima. Toda una recopilación biblia de darkpatterns, ejecutada sin el más mínimo reparo. Y supongo que presentando como resultado unas métricas verticalmente asintóticas. De esas que a ti, a mí y a los de las pegatinas nos gustaría tener. Y reportar.

Y me acabo el desayuno pensando que a Jobs gracias nunca he tenido que hacer algo así. Que en este tablero B2B en el que siempre he estado, estas jugadas a ese nivel no son necesarias. Y por otro, que este tipo de conocimientos previos, antes de llegar al mundo de negociar MSAs, POs y demás artefactos pues igual no vendrían mal. O vendrían muy bien.

Pregunta seria… Sin obviamente entrar a trabajar para una empresa B2C, ¿dónde se puede aprender todo esto?

 

 

No recuerdo por qué me dio por empezar a escribir un blog. Recuerdo muy claramente otros momentos importantes, como decir “en vez de facturarles por la universidad, nos lo montamos por nuestra cuenta“. O un “si haces mi parte del trabajo de Dirección Financiera, te prometo que me caso contigo“. Pero con lo del blog, juro que no recuerdo mucho. Me pasa a menudo.

Recuerdo que al principio, escribía para traer tráfico a ThinkInGrid (hoy Abiquo). Acabábamos de fundar la empresa, y supongo que era una forma sencilla de meter contenido. Además era 2006 y la blogosfera estaba en plena eclosión. Y supongo que haber puesto el foco en contar las vivencias desgracias de montar una startup, ayudó con la tracción.

Y así pasaron varios años, hasta que un día dejó de tener sentido. O llegó twitter y se cargó la blogosfera. O me harté de contar siempre lo mismo. O maduré, que viene a ser lo mismo. Y tras pasarme meses pagando un hosting que no usaba, lo borré todo y pasamos página.

Hasta hoy.

Portland Skyline

Hace unos meses me mudé a Portland. Y entre los muchos cambios que supone una aventura así, uno de los que más he notado es que apenas puedo discutir con nadie. Mucha de la gente con la que me podía pasar horas hablando vive en un huso horario en el que es complicado coincidir. Y en mi nueva vida, además de tener la suerte de crecer en un ambiente hiper-mega-ultra-requete-super-profesional, soy una persona menos estresada con tiempo para pensar. Y con esta combinación de circunstancias, no queda otra que volver a subir la persiana. Para contarle mis neuras al viento, supongo. Y también, para qué negarlo, porque echo de menos el buscarme problemas.

Además, mi compadre Walter corre con los gastos. No se puede pedir más :)

PD: Feliz día de Reyes!

(La foto del skyline de Portland es de sama093)

Close